Carta del Universo dirigida a ti

Daniel Sotelino · 31 diciembre 2013 16:55 am

universosAconsejo leer esta carta con está canción de fondo: http://www.youtube.com/watch?v=PeEXFYcwElA&list=PLZYaqqVPKxe1kJdZ3zgT4c8kO_2j4zPVg

Es habitual que la Vida te ponga en el camino cosas que no coges porque tú mismo le das vueltas y vueltas, y en tu mente creas proyecciones de tus miedos que nada tienen que ver con la realidad. Así han sido muchas las oportunidades que he puesto en tus manos que no has aprovechado y las has dejado ir una y otra vez. Cualquiera de ellas tenían paz y alegría para ti, pero tú sólo supiste fijarte en las cosas que a simple vista parecían negativas. Existen muchas oportunidades en tu vida, todas ellas tienen su parte buena dentro de lo malo y su parte mala dentro de lo bueno. Cuando te centras en la parte mala, eres incapaz de ver la buena y así las dejas pasar una y otra vez. Luego te preguntas el porqué de tu mala suerte cuando en realidad no se trata de mala suerte sino de ocasiones que se te presentan y que tú has decidido una y otra vez dejar ir.

Te he ofrecido infinidad de caminos que recorrer, todos te dieron miedo, incluso los que parecían más fáciles. Te he ofrecido siempre caminos que podías andar pero que tú has tomado la decisión de no hacerlo porque fijaste tu atención en aquello que era negativo, lo curioso de ello es que eso que parecía ser tan negativo tan sólo estaba en tu mente.

Te he enviado multitud de ángeles a tu vida y tú te encargaste de ver en ellos sólo lo negativo. Es cierto que traían dudas y miedos, pero en vez de ver en ellos la ocasión para amarles y para demostrarles un amor incondicional, caíste en el amor egoísta que sólo buscaba la adaptación a tus creencias y a la idea que te has hecho del amor. Has pasado mucho tiempo centrando tu atención en ver el egoísmo en los demás, pero te has olvidado en mirar todo el egoísmo que tú llevas dentro. Has dado por hecho que eres perfecto y te has engañado a ti mismo. En ti también hay muchas cosas que perdonar y que amar de forma incondicional, de eso no tengas dudas.

Quieres que te de una respuesta para que tengas claro el camino que seguir, pero de lo que no te das cuenta es de que todos los caminos que te presento, hijo, son caminos que llevan a tu felicidad, el problema es que nunca tomas ninguno de forma alegre y con la Fe de que lo que te esperará mientras lo recorras será abundancia, alegría y plenitud.

Te haces una idea de cómo debería ser el camino -ahí está la ilusión- y en el momento en que ves que lo que es no concuerda con lo tú habías imaginado consideras que todo está mal y arramplas con todo, destruyéndolo. Así te destruyes una y otra vez a ti mismo y yo una y otra vez te vuelvo a crear.

Sólo hace falta que confíes en mí, tu padre, sólo necesitas saber que yo cuido de ti.

No te preocupes por los trenes que dejas pasar, yo, el Universo, mando constantemente trenes a la estación en la que esperas y todos, aún llevando caminos diferentes, siempre llevan al mismo destino: de vuelta a mí, a tu hogar.

 

 Si te ha resultado interesante este artículo compártelo en tus redes sociales para que tus contactos y amigos puedan también disfrutar de él:

Añadir a favoritos el permalink.

5 Comments

  1. Os animo a tod@s a compartir vuestras opiniones -siempre son bienvenidas-. Personalmente, me enriquecen profundamente.

    Gracias!

  2. Aquí estoy esperando, de nuevo con ilusión, la llegada de tus trenes; a lo largo de muchos años la desesperanza se había ido apoderando de mí al sentirme abandonada y las fuerzas me fallaban. Había perdido la alegría y la confianza en la vida, ya no sabía hacia dónde mirar al suplicar tus respuestas.

    Como bien dices, también nos envías ángeles, unos como lección y otros como bendición, entre estos últimos hay algunos que de una u otra manera nos recuerdan que nos quieres, que no nos has olvidado, que todo lleva un perfecto orden orquestado por ti –que no acertamos a comprender–, que ante las adversidades no podemos abandonar en los primeros round, que no hay que tirar la toalla, que somos nosotros con nuestras creencias los que inclinamos la balanza.

    Empiezo el año con esperanzas renovadas, 364 nuevas oportunidades a día de hoy, de probar a remediar lo remediable, de intentarlo una y otra vez, de levantarme después de tropezar, de llorar y reír, intentando tener presente –qué difícil– en cada momento que éste es el instante que hay que vivir. Intentaré no luchar contracorriente, estar más serena para que el ruido de la lucha no me impida oír la llegada de tus trenes, y en suma, dejar que la vida fluya, intentando hacerlo con la alegría que poseía cuando era niña: soñando…

    • Comentarios como el tuyo, Inma, son la prueba de que la sabiduría es algo que todos llevamos dentro.

      Gracias por compartir tu sentir con nosotros!

      • Gracias a ti, por compartir con los demás tus reflexiones. Se supone que todas las personas poseemos sabiduría, pero ésta permanece sepultada en lo más profundo de nuestro corazón y no somos conscientes de ella. Es gracias a personas como tú, avezados buscadores, que los más rezagados encontramos pistas e inspiración para escarbar en su búsqueda. Gracias.

  3. Encontrarte en las redes sociales, es el primer mensaje que recibo del universo, escribes maravilloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *